Enamorar, salir o casarse con un “gringo” puede ser muy distinto a relacionarse con una persona de tu misma idiosincrasia. Aunque algunas cosas no cambian en el idioma del amor (¡el de tu cuerpo!), confía en nuestros consejos para caminar con certeza en tierras románticas extranjeras…

Antes de comenzar, aclaremos el uso del término “gringo” para nuestro propósito, como básicamente una forma cariñosa adoptada en Latinoamérica para referirse a los estadounidenses, pero no excluyendo canadienses, e incluso incluyendo en algunos casos europeos u otros extranjeros generalmente anglosajones.

Mito Nr. 1: Los Gringos Son Fríos

Las demostraciones públicas de afecto pueden no ser la regla en EE. UU., pero tampoco podemos asumir que son la excepción. En especial, debido a la gran extensión y diversidad geográfica del país, puedes encontrar gran variedad de comportamientos que no automáticamente van a ser iguales en un “subway” de New York que en un restaurante de Nebraska… Además, aún están en vigencia algunas leyes (algo obsoletas en el siglo XXI) en distintos Estados que prohíben por ejemplo besos frente a una iglesia (Massachusetts) o besarse en un tren (Wisconsin). No obstante, salvo estos extremos casos, por lo general el norteamericano puede ser tan cariñoso como cualquier latinoamericano. Las sutilezas de la sexualidad en cuanto al coqueteo, empero, puede que sí se diferencien ligeramente de las nuestras, y no sean tan obvias… Así que, para no perder de vista una señal de interés cuando de coqueteo se trata, ¡mantén los ojos bien abiertos!

Mito Nr. 2: Los extranjeros no se bañan (mucho)

Está claro que en algunos países y épocas del año el frío suele ser una excusa ideal para escaparse de uno que otro baño… y esa es una realidad tanto en Europa como en las ciudades frías de EE. UU.  Para nuestra perspectiva latina, sin embargo, no es algo que podemos aceptar, especialmente en los calurosos meses de verano. ¿Pero, es justo que comparemos cuántos baños toma un gringo en invierno con cuántos baños tomamos nosotros en verano? Y para romper con este mito del todo, ¡recordemos que en nuestras latitudes también hay quienes prefieren saltarse el baño en pleno verano!

Mito Nr. 3: Ningún gringo quiere una relación seria (con un latino)

Mantener una relación seria no es algo cultural. ¡No esperes que un gringo tenga esta postura solo porque ha venido de vacaciones a tu ciudad! La gente es igual en todas partes. Existe el tipo de persona que está decidida a comprometerse con alguien, y aquella que solo quiere divertirse. ¡El idioma no tiene que ser un impedimento para una o la otra! (Te ayudamos con estas frases a llevar tu relación al próximo nivel en inglés.)

Mito Nr. 4: Todo latinoamericano que se casa con un gringo lo hace por conseguir su “tarjeta verde”

Obtener una ciudadanía extranjera no es tan fácil como parece. Tampoco lo es vivir en otro país. Y naturalmente, comprometerse con alguien exige mucha voluntad y trabajo en la relación cada día. Los matrimonios por conveniencia existen en cualquier país y tienen diversos motivos, pero eso no significa que tenemos que hacer de este hecho una regla (o un prejuicio).

Mito Nr. 4: Todos los gringos son ricos

Nacer en un país rico no significa que uno es automáticamente rico. En todos los países del mundo las personas enfrentan más o menos los mismos obstáculos para alcanzar el éxito en una profesión o negocio. ¡Ganar en moneda extranjera no significa ganar mejor o más, solo porque el cambio favorece la conversión en tu propia moneda!

Ahora que hemos roto estos mitos, mira a tu alrededor con nuevos ojos y ábrete a un mundo de posibilidades.

Hablar inglés te ayudará a entender mejor distintas culturas, ¿qué esperas para comenzar?

Comentarios: