Uno de los pronósticos de éxito más acertados en la vida de todos los seres humanos, nace de la generación de los hábitos de estudio desde temprana edad. A lo largo de la vida, vamos incorporando determinadas rutinas y hábitos que se convierten en esencia, siendo modificados únicamente por nuevos, mayor y/o diferente contenido y niveles de exigencia, adquiriendo experiencia en el manejo del tiempo, definición de los espacios, implementación de técnicas y planeación de estrategias dependiendo de los objetivos y contextos.

Ayudar a tu hijo a generar estos hábitos de estudio desde temprana edad será una base sólida para determinar su nivel de compromiso con sus responsabilidades y cumplimiento de metas a futuro.

El portal en internet Eres mamá en su artículo: Cómo crear un hábito de estudio adecuado en tu hijo, hace una anotación que a nosotros nos encanta y queremos compartir contigo:

«la responsabilidad se transforme en costumbre. La educación de los hijos es uno de los puntos sensibles en los hogares. En muchas ocasiones, pensar cómo generar en ellos la responsabilidad de estudiar se transforma en un verdadero desafío. Por eso es importante incorporar ciertas conductas de manera paulatina, dependiendo la etapa escolar y la edad del niño.

Crear un hábito de estudio adecuado se relaciona principalmente con el trabajo. Para ello hay que controlar una serie de elementos como la planificación u organización, la concentración, la comprensión y el aprendizaje de buenas técnicas de estudio».

…Pero, ¿y qué son los hábitos y las rutinas para los niños?

Según el portal virtual GuíaInfantil.com:

– La rutina es una costumbre personal establecida por conveniencia y que no permite modificación, es decir, es inflexible; por ejemplo, colgar la bata en la percha antes de salir de clase.

– El hábito es un mecanismo estable que crea destrezas y que además podemos usar para distintas situaciones: por ejemplo, abrocharse.  Según Antonia Fernández Gutiérrez “Son costumbres, actitudes, formas de conducta o comportamientos que conllevan pautas de conducta y aprendizajes.

El hábito bien adquirido y usado nos permite hacer frente a los acontecimientos cotidianos”

– Los hábitos y las rutinas aportan un mecanismo importantísimo de constancia y regularidad y, por eso son fundamentales tanto para la vida familiar como la escolar.

Generar rutinas y hábitos desde temprana edad en los diferentes planos de la vida, le ayudarán a tu hijo a situarse, ganar seguridad y confianza en sí mismos y con relación a su entorno. Crear estos buenos hábitos de estudio no es algo que se logra de un día para otro; requiere constancia y motivación, pero con tu ayuda tu hijo lo logrará y será algo que conservará en adelante.

Artículos relacionados:

7 hábitos de estudio que garantizarán el éxito académico de tu hijo

Dificultades del aprendizaje del inglés en secundaria más comunes

Comentarios