La creciente madurez de las instituciones públicas y privadas en América Latina en los 20 últimos años, ha permitido que la región sea vista como un elemento fundamental del crecimiento económico global presente y a futuro, lo cual ha incrementado las relaciones comerciales y el intercambio cultural de esta región con países desarrollados, como por ejemplo los Estados Unidos.

Este acercamiento incluye el área educacional, específicamente la educación superior. En este sentido, si bien el estándar de calidad sigue siendo los Estados Unidos, hay iniciativas importantes de intercambio y acreditación entre estas regiones.

Comenzando con el programa “100,000 Strong in the Americas”, lanzado por el Presidente Barack Obama, y cuyo objetivo es aumentar el número de estudiantes norteamericanos en América Latina y el Caribe, así como el de estudiantes latinoamericanos en los Estados Unidos. Como resultado de este esfuerzo, en 2011 había 40.000 estudiantes norteamericanos en la región latinoamericana.

Del lado de América Latina, el CETYS, o Centro de Enseñanza Técnica y Superior, una universidad privada de México, con campus en Mexicali, Tijuana y Ensenada, es una de cinco universidades mexicanas con cursos en inglés y acreditadas por los Estados Unidos, lo que facilita la movilidad estudiantil de un país al otro.

Costa Rica y Chile tiene cada uno una universidad también acreditada por los Estados Unidos y con cursos en inglés, y hay otras universidades de la región en trámites de acreditación. En todo caso, es claro que el intercambio estudiantil con países desarrollados es un factor determinante de crecimiento y acreditación para las universidades latinoamericanas

Posiblemente el caso más emblemático de este intercambio a nivel de educación superior sea el de Brasil. En el ranking de QS University Rankings de las 300 mejores universidades de América Latina para 2015, cinco universidades brasileñas están entre las diez mejores de la región: Universidade de São Paulo (catalogada como la mejor de la región por tercer año consecutivo) Universidade Estadual de Campinas, Universidade Federal do Rio de Janeiro, Universidade de Brasilia  y Universidade Federal de Minas Gerais.

En el caso de Brasil se dan dos fenómenos interesantes: por una parte la importancia que el país le da a los estándares de calidad de sus universidades, cuyos postgrados son evaluados cada dos años por la Agencia Federal de Apoyo y Evaluación de la Educación Superior (Coordenação de Aperfeiçoamento de Pessoal de Nível Superior) y por otra, sus programas de captación de estudiantes internacionales, como el que se aprecia en esta página oficial.

No es casualidad que existan en Brasil numerosos programas de inglés como segunda lengua a nivel universitario y para estudiantes en general. El país está consciente de su enorme potencial global y está actuando como el líder regional que es.

Y si al atractivo de universidades de calidad mundial le añadimos las playas, el paisaje, su gente sonriente, las caipirinhas y el clima tropical, es imposible que para los ojos del mundo entero Brasil no sea, como es,  “tudo joia.”

Para practicar inglés entretanto, inscríbete en OpenEnglish.com.

Comentarios: