La ciencia de la felicidad. ¿Qué necesitas para ser feliz?

La ciencia de la felicidad. ¿Qué necesitas para ser feliz?

Paola Garcia
Tiempo de lectura: 4 minutos

Dinero, salud, familia, amigos, viajes, comida, hogar, deporte, lujo, arte, placer, ayuda, reconocimiento, compromiso… y la lista continúa, llevándonos a la conclusión de que la felicidad es una paleta de colores desigual para cada mirada, definida de diferentes maneras.

Mucho se habla sobre un estado emocional perseguido y anhelado por todos, percibido como una condición un poco esquiva e indescifrable: la felicidad. La felicidad es el tema base de innumerables charlas, cursos de coaching y libros de autoayuda, superación personal, positivismo; inclusive películas, series, documentales y todos aquellos relacionados al tan complejo estado al que todos queremos llegar. Este conjunto de ofrecimientos a la humanidad es tratado por una legión de individuos dentro de los que se encuentran psicólogos positivos, oradores motivacionales, emprendedores de la industria de la autoayuda, autores personales de su propia historia, genios intelectuales, profesionales de la ciencia, entre otros, cada uno tratando de enseñarnos una fórmula mágica de cómo ser felices.

Se realizan estudios, se desvirtúan estudios; se generan teorías, se desvirtúan teorías; se escriben libros “con base en”, se desvirtúan sus autores… se desvirtúa lo desvirtuado. Es así de complejo este simple concepto sobre el cual nadie tiene la verdad absoluta, esa es la realidad. Pero no por ello es preciso dejar de hablar del tema, todo lo contrario, este seguirá siendo tratado como reto universal hasta encontrar la respuesta imposible. Inclusive toda una industria económica se ha desarrollado en su nombre.

Basado en investigaciones científicas se genera la ciencia de la felicidad, un método para alcanzar una vida plena y feliz, su teoría afirma que sólo en un diez por ciento la felicidad es apoyada en circunstancias externas, innata en un cincuenta por ciento, y atribuida en el cuarenta por ciento restante a lo que hacemos y pensamos; esto es, a nuestras actividades intencionadas y a nuestras estrategias mentales; con base en esto la ciencia de la felicidad dice que el potencial de ser felices está en gran medida a nuestro alcance pudiendo ser puesta en marcha practicando una serie de ejercicios y estrategias planteados por ella. Más adelante esta disciplina es “desvirtuada” por otro investigador basado en “otros” estudios, desarrollando “otras” teorías. ¿Es posible medir la felicidad o su alcance con porcentajes? ¿Es posible definirla de “x” o “y” manera?

¿Cómo poder definir la felicidad de modo definitivo o general cuando las respuesta a los siguientes interrogantes son absolutamente diferentes en cada individuo?

¿Qué es la felicidad para ti? ¿Cuáles son esas cosas o qué es lo que te hace feliz? ¿Eres feliz? ¿Qué haces para ser feliz?

Nuestro mundo emocional es un compendio único de genética, vivencias personales, moldeamientos del tiempo a nuestro ser intangible y toda la información que consumimos en torno a la felicidad son ayudas, aportes o no de lo que para nosotros significa o nos genera esa sensación de satisfacción y paz interior, lo que nos llena de dicha y bienestar espiritual o racional.

Cuando se habla de buscando la felicidad, casi por regla general se determina que las cosas materiales o mundanas no son imprescindibles para la misma, pero sí lo son las relaciones personales y el contacto con los demás. Se trata más de dar que de recibir. Por otro lado nuestra capacidad de enfrentar la vida con una óptica positiva que nos aporte ese impulso personal constante para sobrellevar los problemas y ver las cosas de maneras menos densas y dramáticas, hace parte del entrenamiento personal a nuestra conciencia para ser más felices.

Realizar las actividades que nos gustan solo por el placer de hacerlas, la retribución a una demostración de cariño y/o gratitud: un abrazo, un te quiero, una llamada, un me preocupo por ti… es mínimo a cambio de lo que recibes por ello. Conservar el buen humor, dibujar una sonrisa permanente en tu rostro; comprometerte realmente con algo ya sea una relación, el trabajo, una obra benéfica, los hijos, una carrera profesional, aprender un idioma… la sensación de prosperidad, compromiso, ser útil y necesario para algo también es de gran aporte para un estado emocional permanente de felicidad. Recuerda que los recursos para esta búsqueda se extraen del pensamiento y los sentimientos eje central del motor que llevamos dentro.

No es un secreto que el estado emocional está estrechamente ligado a la salud física, cuando estás feliz parece que generas un escudo protector o las herramientas para luchar contra las enfermedades, luchas emocional y mentalmente para mantenerte saludable.

Pierde el miedo, el miedo es un obstáculo inminente de la felicidad, el miedo te cohibe, te limita, hace que renuncies o desfallezcas. Toma el control de tu vida, toma contigo mismo ese sentido de pertenencia que está en ti. ¡Decide ser feliz!

Solo tú puedes definir la felicidad y solo tú puedes tomar la decisión de vivir en ella, tienes la fuerza interior para hacerlo.

Glosario – Glossary

  • Felicidad Happiness
  • Ciencia Science
  • Emociones Emotions
  • Vida Life
  • Teorías Theories
  • Secreto Secret
  • Salud Health
  • Miedo Fear
  • Obstáculo Obstacle
  • Positivismo Positivism