Aunque la tecnología y nuestro método de aprendizaje dan la plena libertad a tu hijo de elegir los horarios y lugares de estudio, es muy importante establecer rutinas y hábitos de estudio con los que se construirá un mecanismo y estructura de aprendizaje propio.

¿Qué son los hábitos y las rutinas para los niños?

Según el portal virtual GuíaInfantil.com:

– La rutina es una costumbre personal establecida por conveniencia y que no permite modificación, es decir, es inflexible; por ejemplo, colgar la bata en la percha antes de salir de clase.

– El hábito es un mecanismo estable que crea destrezas y que además podemos usar para distintas situaciones: por ejemplo, abrocharse.  Según Antonia Fernández Gutiérrez “Son costumbres, actitudes, formas de conducta o comportamientos que conllevan pautas de conducta y aprendizajes.

El hábito bien adquirido y usado nos permite hacer frente a los acontecimientos cotidianos”

– Los hábitos y las rutinas aportan un mecanismo importantísimo de constancia y regularidad y, por eso son fundamentales tanto para la vida familiar como la escolar.

Generar rutinas y hábitos desde temprana edad en los diferentes planos de la vida, le ayudarán a tu hijo a situarse, ganar seguridad y confianza en sí mismos y con relación a su entorno.

Ayuda a tu hijo a generar buenos hábitos de estudio para hacer aún más fácil su proceso de aprendizaje del idioma inglés con nuestro curso en Open English Junior.

Lo primero que deben hacer es adaptar el espacio de estudio, este debe ser agradable y cómodo para él/ella.

  1. Un plan de estudio: Dado que tu hijo está asistiendo también al colegio y seguramente siguiendo actividades artísticas y/o deportivas de manera paralela, este es el primer hábito que le ayudará a mantener el equilibrio y determinar las prioridades, disminuyendo su ansiedad y siguiendo un orden.
  2. Periodos de descanso: Así como tú, los niños también se agotan. Es indispensable que ellos entiendan la importancia de las pausas activas en las que después de determinados periodos de tiempo, deben cambiar de actividad para refrescar su mente y así volver a concentrarse en su tema de estudio.
  3. Preguntar todo lo que sea necesario: Tu hijo está aprendiendo, y una de los grandes beneficios que ofrece nuestro curso de inglés para niños por internet, son nuestras clases online con profesores norteamericanos, en pequeños grupos de estudiantes; esto hace que los niños se involucren de manera activa en la clase y puedan preguntar y aclarar todas y cada una de las dudas que surjan durante su proceso.
  4. Hacer seguimiento de su progreso y aprender de los errores: Darse cuenta de cuánto ha avanzado es un motivador inmediato para seguir adelante. Detectar sus errores es la manera de poder analizarlos y trabajar en ellos, de esta manera corregirlos sin volver a caer en ellos.
  5. Practicar: Dicen que la práctica hace al maestro. En inglés se dice -“Practice makes perfect”, algo así como que la práctica te lleva a la perfección. Cuando se está aprendiendo un nuevo idioma, la práctica se convierte en un porcentaje inmenso del éxito en este proceso.

Aunque no lo creas, los siguientes tienen una relación directa y muy importante con su progreso:

  1. Dormir bien y a horas establecidas: Cuando se descansas adecuadamente, el cerebro asimila lo que se ha aprendido durante el día.
  2. Seguir una alimentación balanceada: Así como el hábito anterior, la alimentación está directamente relacionada con el estado de salud.

Recuerda que los hábitos de estudio, las rutinas y técnicas de estudio son personales. Ayuda a tu hijo a definir los que son más convenientes y mejor se adaptan a su personalidad, actividades y objetivos.

Comentarios: