Reto del lenguaje en las familias bilingües

Reto del lenguaje en las familias bilingües

Avatar
Tiempo de lectura: 2 minutos

Ya sea por decisión de los padres o porque la situación así fue dada, cuando existen entornos bilingües en la familia y se requiere que estos sean saludables, es preciso seguir algunas recomendaciones y entender la aparente complejidad del panorama.

¿En qué idioma hablarle a los hijos? ¿Cómo definir cuál será su lengua materna? ¿Qué hacer cuándo los hijos se inclinan por una lengua en particular? ¿La comunicación en más de un idioma traerá para los hijos confusión o problemas en el aprendizaje? ¿Cuánto tiempo llevará que los hijos respondan al dominio de uno o los dos idiomas?… Éstos son algunos de los tantos cuestionamientos que surgen a raíz de la situación, pero no hay por qué alarmarse, todo es un proceso que requiere de tiempo, dedicación y hacer uso correcto de todo aquello que pueda aportar en él.

Lo primero que debes recordar es que en términos de aprendizaje, los niños son como esponjas; ellos absorben toda la información que reciben de su mundo exterior, la asimilan y aprenden con una facilidad sorprendente; es por esto que una edad temprana es el momento perfecto para la exposición a tus hijos de varios idiomas, tanto en el hogar como en su entorno educativo.

Para ambos contextos existen recomendaciones que ayudan a cumplir el objetivo satisfactoriamente; en el hogar por ejemplo, es muy importante una interacción permanente de los padres con los hijos, quienes deben prestar especial cuidado en utilizar correctamente su propia lengua, es preciso no mezclar los idiomas.

El lenguaje debe ser estimulado por motivación y no por presión, no fuerces a tu hijo en el aprendizaje de ingles; se obtendrá un mejor resultado si la experiencia se torna amena, divertida y la asociación es positiva.

Corregir hace parte del plan, es muy importante para pulir su conocimiento así como llevar de la mano a tus hijos en el paso de un idioma al otro, una cultura a la otra. Las experiencias culturales son indispensables para la comprensión de los diferentes idiomas. De tu mano ellos podrán asimilarlas mejor y sabrán diferenciar el uso de los diferentes lenguajes de manera adecuada para cada contexto cultural.

Un trabajo en equipo de los padres con el entorno educativo de sus hijos, es clave fundamental para su desarrollo lingüístico; trabajar y distinguir los lenguajes débiles de los fuertes puede nivelar su aprendizaje. El entorno educativo de las escuelas presenta como gran ventaja la posibilidad hacer uso de las diferentes herramientas y actividades didácticas que soportan y enfatizan el conocimiento requerido.

La práctica permanente es la clave. Proporciona todas las oportunidades posibles para que tu hijo escuche y practique los dos idiomas. Recuerda: cada uno de los idiomas por separado, mezclarlos no es una buena idea.

El desarrollo de las destrezas lingüísticas varía de un niño a otro, pero todo es cuestión de tiempo. Cuando menos te des cuenta su silencio irá quedando a un lado, la mezcla de los idiomas en una misma idea también, con su uso frecuente ellos sabrán identificar qué, cómo y cuándo utilizar el universo de la información lingüística que tienen en su cerebro.

Al ayudar a tus hijos a dominar más de un idioma, les estás dando por adelantado verdaderas herramientas para un óptimo desarrollo personal y profesional. Amplías sus oportunidades de vida y facilitas su desenvolvimiento en ella.

Comentarios: