Se acerca uno de los períodos del año que muchos aprovechan para romper la rutina, tomar un pequeño descanso y recargar baterías para continuar con la mejor energía el recorrido de lo que resta del año. Hay que aprovechar la oportunidad de vivir lo mejor posible esos momentos para encontrarse consigo mismo, la familia y los amigos y para esto nada mejor que las vacaciones.

Ya que se aproxima una de esas temporadas, es momento de empezar a dar forma a la idea.

El primer paso es definir el presupuesto, los días y las personas que quieres sumar al plan, ¡esas que te acompañarán y se subirán contigo “en este tren”!

Ahora debes definir el contexto, ¿A dónde ir de vacaciones? ¿qué prefieres para este viaje?:

  • Sol y playa
  • Cultura y arquitectura
  • Romance
  • Parques y aventura
  • Frio: nieve, esquí
  • Relajación total: spas y balnearios
  • Naturaleza: bosques
  • O si eres todo un trotamundos, quizá: un safari, nadar con leones marinos o mejor aún, adentrarte en algún lugar misterioso por descubrir, puede ser la mejor alternativa para ti.

Hay opciones para todos los gustos solo ¡llénate de pasión e inspiración y elige!

Si el periodo de las vacaciones es corto, procura no pasar la mayor parte del tiempo en un medio de transporte tratando de llegar a tu destino final y regresando a casa. En otras palabras, trata de no ir muy lejos, no le robes tú mismo tiempo valioso a las vacaciones.

Ahora bien, sumar desafíos físicos o intelectuales al aprovechamiento de estos días es el estimulante perfecto para reducir el estrés y cansancio propio relacionados con el trabajo. Desafíos como: escalar una montaña, realizar algún deporte extremo, iniciarse en la magia del aprendizaje de un nuevo idioma u otro reto similar, son desafíos que robarán toda tu atención y dedicación en este periodo de tiempo, desconectándote por completo del día a día laboral.

Si logras integrar en tu rutina normal actividades que iniciaste durante los días de descanso, psicológicamente estás prolongando el efecto relajante de esos días de descanso que tomaste.

Por último es recomendable repartir los días de descanso en 3 o 4 periodos a lo largo del año, así te oxigenarás lo suficiente para mantener un balance físico y mental saludable. Rescata también los fines de semana largos, recuerda que relajación y descanso no necesariamente son sinónimos de maletas y tiquetes aéreos.

Comentarios: