Aprender a hablar inglés es un reto de conscientes y ¡valientes! Es uno de esos retos que te llevan lejos; te ayudan a crecer no solo a nivel profesional, también personal. El reto de hablar inglés te enfrenta con tus miedos, el miedo de hacer el ridículo, el de tener que dejar la pena en casa y arriesgarse a equivocarse. Es un reto que te permite descubrir tu «yo» más divertido, y aquel que te permite descubrir cuán recursivo eres.

Nada como un latinoamericano aprendiendo a hablar inglés; como sea, esa cultura particular que nos caracteriza, sale a relucir; en otras palabras, de cualquier manera nos hacemos entender. Acompañar lo que se intentas decir en inglés con gestos como, apuntar con la boca o hablar con los ojos, ¡se hace natural!

Así es, aprender a hablar inglés es toda una travesía llena de magia, anécdotas y diversión. Jamas olvidas cuando en el restaurante pides algo que crees es lo que ves en la foto del menú y al final, te sirven algo completamente diferente… pero, como no puedes reclamar porque aún no conoces las palabras adecuadas para hacerlo, simplemente con frustración, te comes lo que te sirvieron. Lo importante aquí, es que alimentas la necesidad de apresurar el proceso, la necesidad de dominar cuanto antes el inglés.

La lista de frustraciones se hace larga, pero si nunca te rindes, al mismo tiempo y más rápido de lo que te imaginas, esa misma lista la conviertes en reto, y sin que te des cuenta, va desapareciendo con el tiempo. Sin darte cuenta, ya puedes hablar con quién te atiende en el restaurante, cambiar los acompañantes del menú, pedir el tipo de cocción de la carne o los ingredientes que quieres en tu ensalada. ¡Ya sabes y puedes exigir!

Entre más grande sea la lista frustraciones y anécdotas, más grande son las satisfacciones que te trae el reto de aprender inglés.

Nada como la sensación de saber que puedes viajar sin complicaciones de comunicación, llegar a un aeropuerto nuevo, y saber que hacer y cómo hacerlo. Son muchas las personas que hoy viven en un país en el que nunca imaginaron, llegarían a vivir, todo ¿por qué?, porque aprendieron a hablar inglés. Otros, alcanzaron la promoción en sus trabajos, posiciones que los llevaron a derribar las fronteras para tratar a nivel profesional y personal, con personas que solo lograrían alcanzar hablando inglés.

La lista del panorama de nuevas oportunidades, que también están disponibles para ti, es literalmente infinita.

Si aún no te pones las botas y decides dar ese gran paso de valientes, en Open English, ¡te invitamos a hacerlo! Te garantizamos que todo, «todo» lo que recibirás a cambio de aprender inglés, serán beneficios, logros, nuevas oportunidades y muchísima diversión.

¿Te animas? comienza tu curso de inglés hoy con Open English. Con nosotros no vas a encontrar esas barreras que antes te impedían aprender a hablar inglés. Hemos creado un curso en donde aprendes desde la comodidad del lugar que elijas. Un curso que se ajustamos a tu estilo de vida, agenda y necesidades. En Open English, estudias con profesores norteamericanos y tienes clases en vivo que te ayudan a ganar esa confianza que necesitas a la hora de hablar inglés en público.

No solo sabemos, ¡estamos seguros! de que llegarás a hablar inglés como siempre soñaste. ¡Empieza hoy!

Comentarios: