La conciencia del bilingüismo desde temprana edad se ha arraigado con fuerza en los padres hoy en día. En un mundo cada vez más competitivo, la necesidad de poder garantizar de alguna manera el futuro de los hijos desde sus primeros años ha empezado a encabezar la lista de prioridades, y por supuesto, en una educación integral está la clave. Dominar el idioma inglés es prácticamente mandatorio hoy en día a nivel competitivo; y es aquí en donde la opción de un colegio bilingüe para los hijos, aparece en la escena de posibilidades para los padres.

En el portal en internet SerPadres.es en su artículo: Colegios bilingües, ¿una buena opción?, podemos leer que:

«Cuando los niños son pequeños, su cerebro está preparado para absorber y memorizar una nueva lengua y las cuerdas vocales, aún en formación, son capaces de aprender diferente fonéticas y pronunciaciones. Por eso, a partir de los tres años, muchos son los padres que llevan a sus hijos a un colegio bilingüe».

Sí y no. Si bien las ventajas del bilingüismo son innumerables, hay que tener muy presente la importancia de la edad y el volumen de información que los niños en sus primeros años asimilan.

«La enseñanza, tanto de un idioma como de una materia, no se puede realizar a golpe de martillo, lleva un proceso de planificación y aprendizaje… No es conveniente ni necesario tener que sufrir para aprender». Portal ABC.es Padres e hijos.

Otro interesante artículo sobre el tema es: ¿Uno, dos o más idiomas? del portal abcdelbebe.com  

«La vida laboral y universitaria actual exige inglés en todos los alumnos, es cierto, pero este aprendizaje no tiene por qué darse en los primeros años de vida. Si el niño presenta dificultades, es posible darle la opción de estudiar en un colegio con inglés intensivo, que es diferente al colegio bilingüe. En el primero se toman clases de inglés todos los días, pero no se ven otras materias en este segundo idioma. Al terminar la primera, se le pueden dar clases de inglés por fuera del colegio o permitirle que lo aprenda al terminar el bachillerato.

Esto tiene como propósito facilitar el aprendizaje de todos los demás conocimientos del niño y evitarle angustia, estrés y baja autoestima. Si, por ejemplo, debe aprender matemáticas en inglés, todo le resultará más difícil, pero seguramente aprenderá los temas relacionados con números en español de una manera más fácil. De allí la importancia de diferenciar si un pequeño presenta dificultad en un colegio bilingüe por la segunda lengua o por algún otro problema con la materia específica que se enseña».

Podemos observar estudios, artículos y expertos, entre otros, con una serie de argumentos compartidos sobre la edad apropiada para incentivar el bilingüismo en nuestros hijos.

A la hora de elegir un colegio bilingüe, o no, para tu hijo, es importante que conozcas a fondo sus propuestas académicas sobre el tema, así puedes comparar y hacer un análisis sobre ellas y elegir la que creas más conveniente.

Comentarios: