¿Cómo estimulas tu mente a diario? Posiblemente no te hayas detenido a pensar en ello antes, o quizás sí de una manera pasajera. A no ser que estudies y/o trabajes en medicina y sientas una gran pasión por ella, o todas aquellas áreas que estén relacionadas con el cerebro, estamos seguros de que no empleas parte de tu tiempo tratando de comprender la complejidad y fascinación de este asombroso “motor” que tienes dentro.

No es común escucharnos o escuchar a alguien decir que dentro de nuestro plan del día, tenemos un espacio especialmente dedicado para ejercitar nuestra mente con el fin de evitar el deterioro natural que llega con el paso de los años. Pero no te preocupes, no hay por qué alarmarse, muchas de las actividades que realizas a diario, así no sea la razón por la cual las haces, cumplen con este doble objetivo e inconscientemente estimulas tu cerebro.

El punto aquí es que por un momento analicemos la importancia de ejercitar la mente de verdad y con este propósito, ejecutemos de forma consciente las acciones que estimulan nuestra actividad para la memoria. Vamos a hacer un poquito de conciencia acerca de los riesgos que podemos eliminar al tener una mente saludable, activa, llena de estímulo permanente.

La pereza mental no la quieres en tu vida, no la contemplas siquiera, de hecho para ti no existe, pero si estás pensando que tal vez haya un poquito de ello, es momento de decir ¡adiós, nadie te invitó a mi vida! Perfecto, ahora manos a la obra. Al mantener una actividad física, mental y social permanente, también estás cumpliendo una gran e importante labor con una buena calidad de vida futura: Presta atención a tu alimentación. El tiempo que dedicas y la forma cómo te ejercitas a diario son un gran aporte para tu cerebro. Ser parte de actividades grupales producto de tu entorno social, aportan otro granito de arena a tal fin. Una vida tranquila, relajarse y meditar. Trabajar en tu creatividad, analizar tus pensamientos e ideas y llevarlos a la realidad.

Todos los anteriores son increíbles aportes que puedes hacer a tu actividad mental de manera consciente; lo que menos puedes ser es una persona mecánica, hacer todos los días y siempre lo mismo. No acostumbres a tu cerebro; al acostumbrar a tu cerebro evitarás que él se esfuerce, que sea activo y eso no es en absoluto bueno para tu salud.

El pensamiento que a partir de ahora, por ti y para ti tienes que mantener latente es que ¡debes estimular tu mente! Una de las mejores maneras de hacerlo es aprendiendo cosas nuevas, así lo mantendrás en una actividad constante. Visita museos, lee sobre nuevos temas, aprende inglés. Aprender un nuevo idioma es una gran idea a la hora de elegir una actividad permanente para tu mente, un nuevo idioma ampliará la visión que tienes del mundo. En el proceso, te vas a llenar de creatividad para poner en práctica y/o reforzar lo que vas aprendiendo todos los días. Como ya lo sabes, el inglés es uno de los idiomas más importantes y de común uso a nivel mundial, así que al empezar tu curso de inglés además de los motivos particulares que hasta ahora tenías puedes sumar uno de los quizá más relevantes: vas a aprender inglés y de paso vas a dar un gran estímulo permanente a tu cerebro.

Inglés y salud: otro extraordinario beneficio y razón más para empezar ahora.

Comentarios: