“El original es infiel a la traducción” –Jorge Luis Borges

Sin duda por ser nuestra lengua madre, los hispanohablantes juramos y perjuramos que la riqueza de la lengua cervantina (o sea, el español, o como algunos prefieren llamarlo, el castellano) es insuperable en el mapamundi de los idiomas globales. Y aunque, probablemente, lo mismo aseguren los germanos del alemán, los franceses del francés y los japoneses del japonés…, si de riqueza gramatical se trata, no podemos negar que es el español más complejo que la lengua inglesa (o al menos así lo decidiremos para fines de este blog). Sin embargo, si a la extensión del vocabulario nos referimos, el inglés nos lleva una ventaja indiscutible. Con más de 250 mil palabras recogidas en el diccionario Oxford (comparadas a un número que no supera las 100 mil en el diccionario de la Real Academia Española), no es sorprendente que encontremos varias palabras en inglés cuya equivalencia en español es inexacta en la mejor instancia, o inexistente en el peor de los casos.

Empero no hay que desalentarse, pues entre hablantes nativos de la lengua anglosajona, lingüistas e investigadores coinciden en que es suficiente contar con un vocabulario de unas 20.000 palabras para comunicarse con fluidez en el idioma inglés, y quienes adquieren el idioma como segunda lengua, tienden a tener un dominio suficiente de éste con tan solo una tercera parte de esos vocablos).

Pero dejemos de divagar y volvamos al tema: palabras sin traducción. Se me ocurren las palabras “sobremesa” del español, “saudade” del portugués y “Wanderlust” del alemán…  Además de los muchos anglicismos que han sido recogidos por distintos diccionarios del español moderno, se escapan algunos términos en inglés que no han sido admitidos, ni han encontrado su pareja de traducción por razones más allá de la fidelidad o infidelidad

Aquí te presentamos seis palabras sin traducción en inglés:

1. bromance (sus.) Un término reciente, se refiere al tipo de amistad fraternal y profunda entre dos (o más) hombres heterosexuales, una palabra que surge de unir “brother” (hermano) + “romance” (romance).

Ej. It was sad when the bromance between Ross and Joey ended with the sitcom’s last season (Friends).

2. pimp (v., sus., adj.) Aunque una de las traducciones posibles es “chulo” o “proxeneta”, esta palabra que es verbo, sustantivo y adjetivo a la vez también significa “adornar” o “embellecer” algo, “colocarse a punto”, “prepararse”, y otros significados en dependencia del contexto que ya no necesariamente va ligado al término original derivado del hip hop.

Ej. You need to pimp my profile or you’re not going to get any followers.

3. spam (v., sus.) El “spam” no es solamente una marca de jamón, como seguramente sabes, en las últimas décadas se usa esta palabra inglesa para referirse al correo electrónico no deseado o “correo basura” (sustantivo), o al acto de enviar (o recibir) correo electrónico no deseado.

Ej. I can’t seem to keep up with all the spam in my mailbox!

4. serendipity  -La palabra aproximada en español sería “chiripa”, pero es demasiado coloquial. Serendipity se refiere a un suceso o hallazgo accidental, y a la vez afortunado.

Ej. German physicist Wilhelm Roentgen invented the X-Ray machine by serendipity.

5. the point (n.) Más que una palabra, este es un concepto tipo “muletilla” que los angloparlantes nativos gustan de emplear para enfatizar la importancia de algo, el “quid de la cuestión” podríamos decir, pero el uso abarca mucho más.

Ej. What’s your point?; What’s the point?; The point being…

6. trade-off (v.) Esta palabra compuesta nos hace pensar en “quid-pro-quo”, una acción de dar algo a cambio de algo, pero se asemeja más bien a una compensación o un compromiso. También se usa sin el guión.

Ej. “Women understand parental leave trade-off”, according to the Australian Minister Assisting the Prime Minister for Women.

En conclusión, no hay que alarmarse con estas palabras que eluden traducciones literales o de sentido. De hecho, si logramos entenderlas, es una buena señal de que estamos aprendiendo a pensar en ese idioma, aprendiendo a entender esa cultura, aprendiendo a respirar esa idiosincrasia. Al final, se trata de comunicación: nos hace más humanos, más unidos y más políglotas.

¿Te animas entonces con el inglés?

Comentarios: