Es natural. Cuando las personas dan sus primeros pasos en un nuevo proceso de aprendizaje surgen varias inquietudes. Si es un tema como el de aprender inglés generalmente se esperan ver resultados inmediatos y entonces aparecen preguntas como: ¿cuándo estaremos dominando el idioma? ¿Cuándo podré tener una conversación fluida? ¿Cuándo puedo ver películas y escuchar música y entender lo que dicen sin necesidad de traducciones o subtítulos? Pero para poder alcanzar tus metas en inglés debes estar comprometido y ser dedicado a tu proceso.

Antes que cualquier otra cosa, es importante que puedas escoger muy bien el programa de clases al que vas a pertenecer. Elige un programa que te ofrezca todas las herramientas para que puedas tener la mejor experiencia de aprendizaje, en donde tengas beneficios como contar con profesores nativos o poder tener clases en cualquier hora que lo programes, adicional de tener recursos audiovisuales a tu disposición para evolucionar en tu proceso.

Pero no todo es la escuela o la metodología que escojas. Un punto adicional que debes considerar es lo que tú puedas estar haciendo para agilizar el proceso y construir conocimientos sólidos. Al aprender un idioma es importante que más allá de las clases puedas dedicar tiempo y esfuerzo al proceso. Existen muchas formas en que puedes complementar tus clases y reforzar tus conocimientos, así aprenderás más rápidamente. Te contamos algunas:

  • Optimiza tu tiempo. Ya no puedes decir que el tiempo está en tu contra. En plataformas como Open English puedes tomar clases con profesores nativos a cualquier hora y día de la semana. Sácale el mayor tiempo posible para evolucionar más rápidamente, aprovecha fines de semana o tus horas libres. Recuerda siempre tener una disciplina establecida en la que tengas horas de estudio fijas a la semana.
  • Práctica en cualquier momento. No necesariamente tienes que estar en clase para practicar inglés, lo puedes hacer en tu carro cuando vayas al trabajo o en tu hora de almuerzo. Puedes practicar solo o con tus amigos o familiares.
  • Las redes sociales son una buena herramienta. Hoy en día prácticamente todo el mundo participa activamente de alguna red social, sea Twitter, Instagram, Facebook o Sanapchat, en ellas puedes encontrar formas de practicar tu inglés sin que siquiera te des cuenta.
    • Configura las aplicaciones a inglés, así cuando subas fotos, compartas contenidos y veas algunos de los botones de la aplicación solo verás las instrucciones y nombres en inglés y los podrás ir memorizando.
    • Sigue en tus redes cuentas en inglés, bien sea personas reconocidas que admires, canales de noticias, shows de cocina, actores, músicos, profesores, que sean nativos del idioma inglés así cuando veas sus publicaciones estarás nuevamente en contacto con el idioma.
  • Escucha inglés lo más que puedas. Especialmente si es de personas que lo hablen de forma nativa, así no solo aprendes si no que puedes practicar pronunciación al mismo tiempo. El contar con profesores nativos da una ventaja a tu proceso de aprendizaje, pues te permite familiarizarte con pronunciaciones y aprenderlas más efectivamente.
  • Recursos audiovisuales en tu plataforma de inglés. Los seres humanos somos audiovisuales por excelencia, nuestros cerebros tienden a recordar más fácilmente con la ayuda de imágenes y sonidos. Es por eso que muchas de las plataformas de aprendizaje cuentan con fichas técnicas o ayudas visuales, anímate a hacerlo verás lo mucho que aprenderás con estas ayudas.

Aprender inglés no es imposible, si bien es cierto que tiene sus retos y pendientes, hoy en día es más fácil que nunca antes y con la tecnología de tu lado el proceso de aprendizaje resulta ser mucho más sencillo.