Disfrutar de la inocencia y espontánea alegría de los niños en esta época del año es motivo de satisfacción para padres y adultos en general. Alrededor del mundo, diciembre es sinónimo de juguetes, esos que dejan su huella en la vida de los seres humanos a temprana edad.

Todos tuvimos ese juguete preferido que marcó nuestra infancia; ese en el que primero pensamos cuando pensamos en la niñez. Seguro tenía un nombre o recordábamos algún sonido particular que el juguete hacía o nosotros mismos nos encargábamos de generar cuando jugábamos con él.

Haciendo una rápida encuesta a un grupo de personas sobre el juguete inolvidable de la infancia, pasaron varias cosas en particular: la primera reacción fue que automáticamente por un momento, todos dejaron de hacer lo que estaban haciendo y con la mirada hacia arriba y una tierna expresión en el rostro, daban su respuesta acompañada de una sutil sonrisa y una anécdota sobre su juguete. Hablaron de pequeños ponis, perritos con forma de acordeón, osos de peluche, robots, un superhéroe específico, la colección de soldados en muñequitos, Roberta la muñeca más fea pero querida del mundo, etc.; otros un poco más jóvenes mencionaron inmediatamente y sin pensarlo por un segundo a su mini bicicleta, su reacción fue como si estuvieran montando en ella…

Con toda la seguridad del mundo en este momento estás atrás en el tiempo recordando el tuyo con una leve sensación de nostalgia y alegría al mismo tiempo.

Fue mucho lo que aprendimos y quedó registrado en nuestra mente en torno a ese específico objeto que marcó nuestra infancia. Entonces ¿por qué ahora que eres adulto dejar los juguetes y juegos a un lado cuando de aprender se trata?

Los juguetes son más que esos atractivos e innumerables inventos de diferentes formas, colores tamaños, materiales, etc., creados para entretener y divertir a los niños. Sí, esos pequeñines que con tanta ilusión esperan recibir uno o varios en esta época del año; porque para los niños, la Navidad es sinónimo de juguetes, ellos ya tienen una larga lista preparada de peticiones que esperan sean concedidas.

El mercado hoy ofrece una increíble variedad de juguetes educativos de todos los tipos y para cada gusto; gracias a las herramientas tecnológicas podemos conocer algunos de los más buscados ahora para está época de Navidad, ellos son: Casa de Barbie, Zoomer Dino (un dinosaurio interactivo), Peppa La Cerdita (juguete inspirado en personajes animados), Paw Patrol (Juguete inspirado en una serie de televisión para niños), My Little Pony y Muñecas de Mattel, entre otros.

Si dentro de los regalos de Navidad que piensas comprar hay juguetes para tus pequeños amados, cómpralos pensando en que cumplirán funciones diferentes a las de solo entretener.

Si lo piensas por un momento, los juguetes son más que una herramienta de entretenimiento, ellos desempeñan un papel muy importante en la conceptualización, creatividad, socialización, aprendizaje, relación causa y efecto; trabajan en el perfeccionamiento de habilidades entre otros aspectos fundamentales de las experiencias en la temprana edad. Los tipos de actividades que se llegan a desarrollar con los diferentes juguetes educativos, ejercitan el cerebro y potencializan la memoria.

Los procesos de aprendizaje de inglés en los que la diversión e interacción están incluidos se hacen más fáciles y amenos, independientemente de que ya seas una persona adulta, en este caso las actividades lúdicas por obvias razones son diferentes, pero la esencia se mantiene; por ejemplo, cuando estás estudiando inglés existe una serie de juegos que pueden reforzar tu vocabulario y memorización como el Scrabble, el tan conocido ahorcado (hangman) pero en inglés, juegos de asociación, adivinanzas, etc. Basándonos un poco en la importancia de la interacción y dándole un tono diferente a los métodos de aprendizaje, el programa de Open English desarrolla gran parte de sus actividades bajo estas premisas.

¿Qué opinas de aprender inglés mientras te diviertes? Te mostramos cómo.

Comentarios