¿Buscas una guía paso a paso de cómo construir la mejor versión profesional y personal de ti mismo? Desde nuestro punto de vista, la respuesta es clara: ¡No existe! Así es, no existe un documento o un alguien que pueda darte la fórmula secreta para construir esa mejor versión que esperas de ti, esa a la que quieres llegar; y que no exista tal guía es perfecto, así no corres el riesgo de equivocarte en el proceso. La razón por la cual no existe, es porque así como una huella digital, o una obra de arte original, somos seres individuales, únicos e irrepetibles. Nuestra genética, el patrón emocional, los gustos, deseos y más, son inherentes en cada ser humano; tal como lo es, la forma en que como una escultura esculpes tu personalidad, mentalidad e ideales a medida que avanzas en la vida.

Ahora bien, es cierto que no hay un paso a paso al que nos gustaría ceñirnos al pie de la letra; pero lo que sí existen son modelos a seguir: todos aquellos personajes que hoy catalogamos como “grandes” por la común característica de haber alcanzado el éxito y reconocimiento en sus respectivas pasiones, enfoques o ideales profesionales. La gran mayoría de estos profesionales exitosos, poseen rasgos en común, ya sean propios de su personalidad o porque los han ido generando en pro de alcanzar esa meta fija que se han trazado.

¿Tienes competidores? Por supuesto que sí; todos los que te puedas imaginar, pero debes enfocarte en los mejores, esos son los que te interesan, porque son a ellos a los que tienes que superar.
¿Existen atajos? No, no existen atajos ni varitas mágicas; pero lo que sí puedes hacer es facilitar y acelerar el proceso. ¿Cómo? Adoptando algunas de esas características o hábitos de profesionales exitosos a las que nos referimos. En estas líneas, queremos dar mayor énfasis a una en especial, además de atrevernos a afirmar que es una de las bases más sólidas en todo el proceso; estamos hablando de la preparación en su máximo esplendor; así es, desarrollar una sed de conocimiento, de sabiduría permanente que no es más que una de las herramientas claves para ir abriendo puertas, avanzar y acercarse al objetivo.

Dentro de este compendio de sabiduría clave para alcanzar el éxito, se encuentra el dominio de otro u otros idiomas; por supuesto aquellos que son los más importantes y comunes. Es aquí donde aparece otro de los más relevantes planos a desarrollar en tu preparación profesional: la comunicación. El desarrollo de las habilidades comunicativas está estrechamente ligado a todas las áreas de tu vida y aquí cabe mencionar que no solo en el plano profesional, sino también en el personal.

Aprender hablar en inglés y dominar el idioma es vital dentro de tu proceso, te facilitará cualquier tipo de contacto y comunicación permanente en el ámbito profesional de un mundo globalizado, además de ayudarte a acelerar el proceso. El conocimiento que necesitas adquirir no lo debes limitar por ningún motivo a tu lenguaje nativo, la información que debes absorber del mundo exterior, tiene que ser tan amplia como sea posible; te sorprenderás de la enorme cantidad de importante conocimiento al que podrás tener acceso cuando domines el idioma inglés dentro de los requisitos básicos en el proceso para llegar a ser la mejor versión profesional de ti mismo.

Debes tener la capacidad de poder interactuar, comunicar, sustentar y defender tus ideas. De nada sirve ser o hacer lo mejor si no lo gritas al mundo, si no lo compartes, si no le das un sentido; es de la única manera que podrás responder los cuestionamientos de ¿por qué y para qué? Recuerda que todo tiene una razón de ser y más cuando es algo que resulta de tu iniciativa profesional. Es imprescindible tener autonomía en la comunicación, no siempre contarás con una voz de rescate que traduzca para ti lo que quieres expresar; un traductor no es la mejor idea, recuerda que lo que quieres dar a conocer es el fruto de tu pasión y quién más puede transmitirla con tal esencia sino tú.

Unas líneas más arriba mencionamos a tus competidores y en cuales te debes enfocar. Da por hecho que tus mejores competidores dominan como mínimo dos idiomas; tienes que superar al mejor en tu categoría. ¡Tú puedes, lo vas a lograr! Estamos absolutamente seguros de ello. Con nosotros puedes dar por hecho que el dominio del idioma inglés va a ser una de tus más grandes fortalezas en el desarrollo de la mejor versión profesional de ti mismo. Permanece fiel a tus convicciones, no levantes la vista de la meta y pronto abrazaras una sólida realidad. El compromiso es contigo.

Comentarios