Poder viajar al extranjero con más confianza, entender las películas, canciones y/o instructivos de los aparatos electrónicos en inglés entre otra larga lista de beneficios similares, se quedan cortos al mencionar lo que realmente el inglés para niños puede hacer en la vida de tu hijo.

El artículo “How a second language trains your brain for math” de la revista digital Pacific Standard, nos explica como el hablar inglés o más de un idioma tiene «muchos» otros efectos secundarios sumamente positivos. Las investigaciones prueban con evidencias la relación de estos efectos con el funcionamiento cerebral, muestran que los niños que crecen hablando dos o más idiomas son más creativos y mejoran el desarrollo de tareas que requieren atención.

«Aprender múltiples idiomas entrena a los ganglios basales para cambiar más eficientemente entre las reglas y el vocabulario de los diferentes idiomas, y estas son habilidades que puede transferir a otros dominios como la aritmética».

¿Todavía dudas el impacto positivo que tiene el inglés para niños?

Para darle un poco más de sentido a uno de estos estudios, los Psicólogos Andrea Stocco y Chantel Prat de la Universidad de Washington aplicaron diferentes tipos de pruebas matemáticas -incluyendo análisis cerebrales a través de MRI (resonancias magnéticas)-, a personas bilingües y monolingües. Dentro de los resultados encontraron que las personas bilingües presentaron mayor rapidez en la solución de nuevos problemas y por otro lado, las resonancias magnéticas mostraron que las regiones del cerebro ligadas al aprendizaje respondieron más a las pruebas en el grupo bilingüe que en el monolingüe.

Desde el ángulo que se analice, unas clases de inglés para niños, es una de las mejores maneras de garantizar el futuro de tu hijo y facilitarle la vida… ¡con las matemáticas por ejemplo! Inscríbelo hoy en Open English Junior y él te lo agradecerá toda la vida.