Es común que la primera idea que tenemos cuando buscamos métodos para aprender inglés sea buscar una escuela de enseñanza, sin embargo con la expansión del internet y el fácil acceso a diferentes contenidos audiovisuales esa no debería ser la única manera de aprender. A los conocimientos que se adquieren en las escuelas se le pueden sumar otros métodos para enriquecer el aprendizaje y la práctica del nuevo idioma.

Una de las metodologías que más llama la atención es la de practicar leyendo libros, escuchando canciones y viendo películas o series en inglés. No sólo por la facilidad y el entretenimiento que proporcionan estas actividades, sino por la inmersión natural que nos permiten.

Aunque no existen muchos estudios que avalen esta afirmación, una investigación desarrollada por la Agencia de Educación, Audiovisual y Cultura de la Unión Europea ratifica que los países en los que se proyectan películas con subtítulos tienen mayores niveles de aprendizaje de un segundo idioma, en comparación con aquellos que doblan por completo.

Aprovecha tu oído musical

Lo que sí está comprobado científicamente es que la música estimula el desempeño de tareas mentales como el aprendizaje, este es el principio del famoso “Efecto Mozart”.

La música y escuchar constantemente otro idioma nos ayuda a obtener nuevo vocabulario, ampliar la gramática e incluso mejorar la ortografía, además nos familiariza rápidamente con la pronunciación correcta del idioma. Al escuchar música puede ser que descubras el lenguaje casual del idioma ya que las canciones contienen una gran cantidad de vocabulario y expresiones del día a día.

Escuchar música es un hábito fácil de adquirir, uno de los motivos por los cuales las personas abandonan el aprendizaje del inglés es porque no tienen tiempo para desarrollar actividades extracurriculares, razón por la que reforzar el aprendizaje con la música es una excelente opción para practicar, ya que puedes hacerlo desde cualquier lugar.

Además de los argumentos prácticos, la música también tiene una extraña habilidad para quedarse fácilmente en la mente. ¿Te ha pasado que durante todo un día puedes estar repitiendo el mismo estribillo?; esto pasa porque las emociones reconfortantes vuelven rápidamente a la mente cuando experimentamos estados de ánimo felices.

Ver películas para entender el idioma y otras realidades

Otro de los hobbies que puedes aprovechar para practicar inglés es ver películas y series, además de escuchar el idioma podrás ver la interpretación y el sentido que tiene cada palabra con su representación gestual, también es aconsejable seguir los labios de los interlocutores para lograr una mejor pronunciación.

Los expertos recomiendan seleccionar una película o serie que esté de acuerdo a tu nivel de inglés y practicar con una película que ya hayas visto para no perder el argumento.

Para no perderte o sentir frustración, también es aconsejable iniciar con películas o series subtituladas y poco a poco ir quitandolos para escucharlas en su idioma original.

Aunque esta es una actividad que requiere mayor inversión de tiempo, podrás sentir la misma sensación de confort que se siente al escuchar música y recordar con mayor facilidad las palabras y las escenas.

Aquí te dejamos una lista de películas con las que puedes practicar en los distintos niveles, see you again soon:

Principiantes:

E.T.
Jurassic Park
Nemo

Nivel Intermedio:

Billy Elliot
Notting Hill
Forrest Gump

Avanzado:

Match Point
Social Network
Philomena