Hay secretos para la fluidez que muy pocas personas que están aprendiendo un idioma conocen. Si estás sintiendo que falta algo, hazte esta pregunta:

¿Has preparado tu mente para aprender inglés?

La mayoría de las personas que aprenden inglés compran clases, libros y otros materiales de estudio, pasan tiempo aprendiendo vocabulario y gramática… Realmente quieren alcanzar fluidez verbal en el inglés. Si se sigue el mismo método y se aprenden los mismos conceptos, ¿por qué hay personas que aprenden más rápido que otras?

La respuesta es que las personas abordan el aprendizaje con distintas mentalidades. Aunque muchos se saltan ese importante paso, tienes que prepararte mentalmente, preparar tu razonamiento para tener una experiencia de aprendizaje exitosa.

La forma en que abordas el aprendizaje del inglés marca una gran diferencia en los resultados de tu fluidez verbal. Confía en estos consejos para preparar tu mente para aprender inglés.

Primero, comienza con una mente positiva.

Cuando piensas de forma positiva, no te concentras en tus errores o faltas. Ves tus errores como la oportunidad de crecer. Por eso, cometerlos se convierte en algo necesario e incluso estimulante. Los errores te permiten aprender y quizá hasta te ofrezcan historias divertidas para luego contar.

Debes entender y creer que tienes la capacidad de alcanzar la fluidez verbal. Si puedes hablar en tu lengua natal, entonces puedes aprender cualquier idioma. Como adulto también tienes una ventaja: entiendes la gramática y la comunicación a un nivel que los niños no son capaces de comprender aún.

No te enfoques en todo lo que no conoces. Por el contrario, enfócate en lo positivo. Piensa en lo mucho que ya sabes y cómo puedes usarlo de distintas maneras. Imagínate las posibilidades para emplear el inglés que ya conoces, hoy. Después de todo, es la costumbre diaria de usar el idioma inglés lo que te permitirá dominarlo en su tiempo.

Segundo, piensa en el inglés como parte de tu vida y tu identidad, no simplemente como una asignatura o clase que tomas una o dos veces por semana. La verdadera fluidez verbal llegará al aceptar el inglés como un estilo de vida. Integra el inglés en cada parte de tu vida:  la música que escuchas, las noticias que ves, los libros y sitios web que lees, la forma en que te comunicas con las personas… ¡No aprendas inglés solo por aprender inglés! Aprende inglés para usarlo como herramienta para disfrutar de la vida, para perseguir tus metas, en tus pasatiempos, para ampliar tu círculo de conexiones y entablar nuevas amistades.

Tercero, disfruta el camino, en lugar de enfocarte en el destino. Deja de preguntarte: “¿cuánto tiempo me tomará alcanzar la fluidez?” Empieza a disfrutar el uso del inglés cada día para explorar cosas en las que te interesas. Dedica cinco minutos a aprender algo nuevo cada día. Después de un tiempo, te sorprenderás cuánto has aprendido.

Comienza con una mente positiva. Haz el inglés parte de tu vida. Disfruta cada momento en el camino hacia la fluidez. Recuerda: tú controlas tus ideas ¡y cambiarlas es gratis!


 

Sobre la autora

Gabby Wallace es la creadora de Go Natural English. Su lengua nativa es el inglés y es de EE. UU., donde adquirió un Master en enseñanza de inglés como segunda lengua (ESOL), es una profesora calificada de inglés con más de 10 años de experiencia enseñando inglés de negocios, inglés académico y para conversación. También habla español y portugués. Gabby adora viajar y quiere visitar cada país del mundo.

Obtén tips gratuitos de inglés en su canal de YouTube Go Natural English y en su podcast varias veces a la semana.

Post a comment